sábado, 12 de septiembre de 2009

Have I told you that i'm fucked up?

Yo y mis grandiosas ideas. Si me conocen sabrán que una idea simple no es algo que entre en mi cabeza. O entra pero es desechado inmediatamente. O, y es muy posible, entra y es convertido en un plan maquiavelico. O algo asi. Pero ese no es el problema. EL problema tiene que ver, segun yo, con la ética. Yo se que esta mal experimentar con humanos, pero... se me hace algo tan divertido. Tomar un especimen, analizarlo un poco, provocarlo un mucho, y despues, observar sus reacciones, su estado de ánimo, su ansia de placer, el incremento de su ritmo cardiaco, todo. Pero generalmente, ¿que ocurre con los conejillos de indias? Oh si, eso que estan pensando. Son eliminados, deshechados, exiliados, yo que sé. Sucede que en ocaciones, despues de haber sido exiliado el especímen, me gusta recuperarlo. Es como un proceso raro y absurdo, además de increiblemente estúpido. Y digo estupido porque indudablemente el especimen esta dañado, roto, mentalmente imposibilitado, necio, arrogante o algún otro adjetivo que se adecue a la situación. Y lo malo no es eso, sino que quiero especímenes sanos, perfectos, obscuros y misteriosos, que sean ellos mismos pero otros, o lo que es lo mismo, especímenes ideales.
A veces no se quien está mas dañado: ¿mis especímenes por regresar? ¿o yo por buscarlos de nuevo?